domingo, 17 de septiembre de 2017

15 DISCOS DE LOS 50

Aunque mis queridísimos Platero y Tú cantaran lo contrario, hay mucho, muchísimo rock and roll para ser escuchado bien alto, como merece. Con el único fin de disfrutar de la música, que es para lo que se inventó, hablaré de diez discos de cada año (quince en este caso por abarcar la década completa de los cojonudos años 50) basándome única y exclusivamente en lo mucho que me gusten los discos. Dicho de otra forma: no creo en listas con "lo mejor de", la música tiene mucho de sentimientos como para catalogar un LP como mejor que otro. Estos no son los mejores, son solo mis favoritos. Así que, sin más dilación, let there be rock, jazz, blues... let there be music:

Kind Of Blue, de Miles Davis 
Con este disco odié el jazz y también he acabado amándolo. Esa melodía que comienza con el So What hace ya mucho tiempo que es patrimonio de la humanidad. Hay muchos preguntas en forma de discos de jazz, pero las respuestas están todas aquí. Escuchar disco



In The Wee Small Hours, de Frank Sinatra
 Un clásico. Le tengo especial cariño por haberlo oído tantas y tantas veces cuando lo ponían mis padres (de educación musical no me puedo quejar), y es una joya imperecedera de una de las voces más espectaculares que he escuchado en mi vida. Escuchar disco



Buddy Holly, de Buddy Holly
Increíble disco de uno de tantos músicos que se fue demasiado pronto. Si no te dejas engañar por esa cara de niño bueno y por la gran balada "Everyday", queda un disco para disfrutar como se merece un imprescindible del rock and roll. Escuchar disco



Here's Little Richard, de Little Richard
Un icono del rock and roll, con todo lo que debió soportar por ser negro y gay en la época que le tocó, saca uno de esos discos que son puro rock and roll desde el primer surco de la aguja. La cara de Little Richard en la portada la pondrás en la casi media hora que dura este pedazo de disco atemporal. Escuchar disco



Chuck Berry Is On Top, de Chuck Berry
El gran rey del rock and roll para el que escribe estas líneas en un álbum imprescindible para entender el rock. Las fresas más famosas del rock and roll te volarán la cabeza como ya les pasó a los Stones, los hermanos Young y tantos otros. La alineación, entre otros con Bo Diddley o Willie Dixon, un lujo. Escuchar disco



With His Hot And Blue Guitar, de Johnny Cash
Johnny Cash y su guitarra se bastaban para conquistar el mundo. Lanzado en la mítica discográfica Sun Records, este álbum es mucho más que sus dos éxitos más conocidos, y el que lo haya oído lo sabe. Sin ser mi favorito suyo, pocos discos me atrapan como este lo hizo. Amor a primera escucha. Escuchar disco



Mingus Ah Um, de Charles Mingus
Vaya año el 1959 para el jazz. Si Kind Of Blue es considerado el clímax del jazz, este disco no se le queda corto. Obviando la extravagante portada, el contenido es buenísimo. Uno de esos discos con el derecho a la inmortalidad. Escuchar disco



Bluejean Bop!, de Gene Vincent
Muchos pensarán en Elvis Presley moviendo sus caderas al escuchar las palabras rock and roll. A mí se me viene a la cabeza esta explosión de rock and roll que seguirá, más de sesenta años después, pateando culos como el primer día. Escuchar disco



Elvis Presley, de Elvis Presley
Algo tendrá Elvis para conseguir que incluso los que no somos fanáticos suyos nos quedemos pillados de lo que sale de este disco que, además de tener una de mis portadas favoritas, invita a que, durante la media hora que dura, nos imaginemos por un momento que somos Elvis, sujetando ahí esa guitarra. Escuchar disco



Go Bo Diddley, de Bo Diddley
Este es uno de los que más me gusta. Pionero entre pioneros, logra conectar como pocos el rythm and blues con el rock and roll más primitivo de una manera que a mí me sigue pareciendo mentira. Como también me sorprende el poco reconocimiento que siempre ha recibido este genio. Su legado, tan esencial para tantos músicos, y su música, hablan por él. Escuchar disco



Chega De Saudade, de João Gilberto
Probablemente su posterior trabajo con Stan Getz sea más reconocido por todos, pero a mí me costaría mucho decidirme entre uno y otro. Si antes decíamos que el 59 fue un gran año para el jazz, también es preciso incluir a la música en conjunto: de la mano de Gilberto, también nació la bossanova. Escuchar disco



Singin' The Blues, de B.B. King
Nunca un nombre fue tan acertado para un músico. Nunca podrás decir que sabes tocar la guitarra hasta que no te sangren los dedos. Nunca podrás decir que sabes lo que es el blues hasta que no hayas oído a B.B. King. Llámalo blues, llámalo B.B. King. Este disco es pura historia de la música. Escuchar disco



Three Ragas, de Ravi Shankar
Todo empezó cuando escuché Norwegian Wood. Ahí sonaba algo desconocido para mis oídos, empecé a investigar y di con Ravi Shankar. No es un LP para escuchar todos los días, pero es uno de esos que consiguen que las nubes sean preciosas cuando está nublado. Ideal escucharlo con un buen libro. Escuchar disco



Chet Baker Sings, de Chet Baker
El debut de Chet Baker es un álbum esencial, tal y como me dijo tantas veces mi padre hasta que entré en razón y decidí darle una oportunidad. Una joya que brilla con más intensidad a cada nueva escucha, un disco de esos que te hace pensar que igual la existencia del ser humano sirve para algo. Escuchar disco



Lady Sings The Blues, de Billie Holiday
Si te gustan las buenas voces, tienes que escuchar a Billie Holiday. Si tienes un mal día, Billie Holiday te rescata del mundo, y si tienes uno bueno lo mejora. A mí no me entró a la primera, pero hay discos a los que vuelves, y una vez que vuelves ya es para quedarte. Una de mis voces favoritas. Escuchar disco

sábado, 26 de agosto de 2017

THE MYSTERY LIGHTS - THE MYSTERY LIGHTS




Volvemos a colgarnos los instrumentos por aquí para hablar de un grupazo que pegó fuerte el pasado año (glorioso en cuanto a lanzamientos discográficos). Se llaman The Mystery Lights, y a golpes de sucias guitarras y pegadizas melodías se sacaron un enorme álnum, más que digna herencia de aquellos discos de los Sonics o los MC5, por citar dos grupos cuyo sonido ha calado muy hondo en estos jóvenes y prometedores músicos. Y es que es inevitable acordarse del Back In The U.S.A. o del Boom mientras los altavoces escupen la furia que sale de los surcos de este flamante disco.
Algo que es de agradecer en los tiempos que corren, y más dada la enorme importancia que tiene el impacto visual, es que la portada sea tan cojonuda. Y si acompaña con unas canciones como las que suenan en este disco, entonces el buen rock está asegurado. Las guitarras son poderosas, y la voz brilla con luz propia. Puede parecer una receta sencilla, pero como ya se encargaran de proclamar los Stones, es solo rock and roll, pero nos gusta. Yo descubrí este LP sonando en ese maravilloso templo en forma de tienda de discos que es Bajo El Volcán (si vives en Madrid es imprescindible una visita), y hablando con uno de los dueños y otros clientes, todos coincidimos en una cosa: gracias a grupos como The Mystery Lights, esto está muy vivo. El tiempo hablará sin piedad, pero estaremos atentos a una de las bandas con mayor proyección del momento. Por ahora nos han dejado media hora de un rock and roll fresco y pegadizo que suena como mil puñales clavados en tu corazón. Primero dejo un audio de estudio, y a continuación pongo un vídeo en directo, para que quede claro cómo se las gastan estos tíos en vivo. Larga vida



sábado, 8 de abril de 2017

ELECTRIC WARRIOR - T. REX

Resultado de imagen de electric warrior cover
Hay discos que se meten de golpe en tu vida sin preguntar y lo hacen para quedarse, otros llaman a la puerta hasta que subes el volumen y les dejas entrar. Este en mi caso es de los primeros, desde el primer momento llegó muy fácil a mis oídos de trece o catorce años cuando lo escuché por primera vez. Fue gracias a la película (peliculón) de Billy Elliot por lo que descubrí a Marc Bolan y sus T. Rex, y ver a Tony, el hermano de Billy, bailar y cantar de aquella manera este disco mientras pasaba la aspiradora, me dio ganas de muchas cosas. Entre otras, fue uno de los motivos que me impulsaron a comprar vinilos. Pero bueno, vamos con el álbum, que es el verdadero protagonista.
Lo primero, esa portada. Aparte de ser una de mis favoritas junto a otras como la censurada del Appetite For Destruction, Exile On Main Street o el Highway To Hell, me parece una absoluta genialidad. Con el fondo negro y la silueta de Marc Bolan y el amplificador detrás suyo, consigue con toda su simplicidad arrancar de cuajo una considerable cantidad de sentimientos del bicho humano que la esté contemplando en cada momento. No te dejará indiferente. Mirando la portada, ya sabes de qué va a ir el disco. Nunca fue más sencillo; nunca fue mejor.
Lo segundo, la música. Que es lo que le da sentido a esto, vaya.
Mambo Sun, pese a su aparente sencillez, se te mete de lleno hasta dentro, sin avisar. La estructura, simple pero efectiva hasta matar, entra sin llamar y lo hace para quedarse: cuando te das cuenta, ya te ha enganchado. A continuación, la suave voz de Bolan acompaña de forma deliciosa a esos maravillosos acordes que iluminan Cosmic Dancer, una auténtica joya rebosante de belleza que te atrapa y te cautiva, provocando el mismo efecto que el de una playa donde tú y el mar tenéis una cita: ya no podrás olvidar esa sensación. En cuanto a la letra, es difícil transmitir tanto con tan poco. Jeepster recuerda que esto se llama glam rock, y que con T. Rex estamos ante uno de los reyes indiscutibles del género. A golpes de un furioso y abrumador riff, la canción ofrece una fuerza incontestable y es pegadiza a morir, demostrando que no siempre es necesario un tapping a lo Eddie Van Halen en esto del rock and roll cuando el alma y el corazón ponen el resto. Monolith es otro sólido argumento de por qué hablamos de un gran disco, con un gran ejercicio vocal por parte de Marc para cerrar uno de mis favoritos del álbum. La maravillosa Lean Woman Blues cierra una adictiva primera cara que convierte a creyentes y ateos.
Todos conocemos Get It On, una de esas canciones que son peligrosas si se escuchan demasiado. Libérate de ese riff si es que puedes. El "gran éxito" de T. Rex para el gran público, una maravilla más para los que conocemos de verdad al grupo. Planet Queen nos contagia su rabia, es otro trallazo directo a la escuadra. Sumamente pegadiza, es inevitable cantar el "Gimme your daughter" del estribillo. También hay momentos de calma, como en la espléndida Life's A Gas, donde Bolan se desnuda en una letra estremecedora: "podría haber encadenado tu corazón a una estrella, pero ya no importa en absoluto, la vida es un gas, espero que dure." No le duró mucho al bueno de Marc, que murió en aquel fatídico accidente de coche seis años después de este disco. Pero el final no podía ser triste, por eso viene Rip Off al rescate con ese cóctel de rock and roll sucio y pegadizo como pocos para devolvernos a la realidad del estilo que de manera inconfundible caracteriza a los T. Rex. Gran final para un disco que demostró que en el rock and roll no todo iban a ser largos solos de Duane Allman, líneas de bajo imposibles de John Entwistle o baterías convertidas en apisonadoras a lo John Bonham. Electric Warrior, simple pero efectivo. Y otro de los discos de mi vida

15 DISCOS DE LOS 50

Aunque mis queridísimos Platero y Tú cantaran lo contrario, hay mucho, muchísimo rock and roll para ser escuchado bien alto, como merece. Co...