domingo, 30 de noviembre de 2014

HIGHWAY TO HELL - AC⚡️DC


Lamentablemente, el último álbum de los australianos con Bon Scott al micro. AC/DC ya era una de las bandas más importantes del planeta, con discos como T.N.T. o el gran Dirty Deeds Done Dirt Cheap. Pero este fue el que les catapultó a la eternidad, consolidándoles como la gran banda del momento en una época en la que la presencia de una banda de rock and roll se antojaba más que nunca imprescindible, ante la inminente decadencia del punk y en un ambiente algo confundido con todo el rollo new wave. En medio de todo eso, AC/DC continuaba ofreciendo un exquisito rock surgido del virtuosismo de Angus a su inseparable Gibson SG, la consistencia y el liderazgo en la sombra de Malcolm y las letras y voz salvajes de Bon Scott que, desafortunadamente, no volveríamos a volver a disfrutar. Que Back In Black es el mejor trabajo de AC/DC es algo cierto, pero si se comparan los discos en los que canta Brian Johnson con los que canta Bon Scott, el bagaje sale favorable a Bon. Pero eso da para un extenso debate, y el disco es Highway To Hell, no Bon Scott o Brian Johnson que sería elegido por ser, conviene recordarlo, uno de los cantantes favoritos de Bon.
El disco no supone gran novedad sonora frente a otros trabajos anteriores del grupo. Más bien marca una evolución que se completaría (y de qué manera) en Back In Black, lanzado al año siguiente. Tiene momentos que empiezan a dejar claro que AC/DC no era un grupo más. Para la eternidad del rock quedará la intro de Highway To Hell, que 35 años después sigue enloqueciendo al público cada vez que suena. Sin duda guarda una semejanza con All Right Now, la mítica canción de Free, lanzada 9 años antes.
Otro momento brillante es la excelente If You Want Blood (You've Got It) que, además, el año anterior había dado nombre a un disco en directo. Las guitarras suenan como nunca. Girls Got Rhythm es un tema explosivo, al igual que Walk All Over You. Highway To Hell es, ante todo, un disco que no permite relajaciones. Pero el momento cumbre es Night Prowler. La voz de Bon suena endiabladamente celestial, mientras que el solo de Angus es el mejor del disco, y la sección rítmica creada entre Cliff Williams y Phil Rudd es acojonante, así, como suena.
AC/DC nunca se han caracterizado por hacer cosas complicadas. Lo suyo siempre ha sido un buen riff adornado por las excelentes labores de Angus, que junto a su hermano creó una de las mejores bandas de rock and roll de todos los tiempos. Porque el mérito de AC/DC no está en haber escrito la canción más compleja de la historia del rock. Eso probablemente haya sido labor de Led Zeppelin. Su mérito está en hacer música sin tapujos o adornos: riffs pegadizos y efectivos como plato principal. Y para qué más. Simplemente, AC/DC. ''For those about to rock, we salute you''.

sábado, 29 de noviembre de 2014

LED ZEPPELIN IV - LED ZEPPELIN


Hay mucho donde elegir dentro de este maravilloso género que es el rock and roll, pero una de las paradas más deslumbrantes es este fascinante álbum. Led Zeppelin tiene seis discos que son básicos, pero este es especial. En este cada miembro da lo mejor de sí mismo, alcanzando un nivel realmente estratosférico. Pocos, muy pocos grupos, sonaron tan bien como lo hace Led Zeppelin en esta joya que, pese a conocerse comúnmente como ''IV'', no tenía título. Los Led Zeppelin querían darle total importancia al contenido, y lo llevaron al extremo de no ponerle nombre al álbum.
Cream es citado por muchos como el primer supergrupo por las habilidades de sus tres componentes, cosa que no sorprende cuando se escuchan los nombres de Jack Bruce, Eric Clapton y Ginger Baker. Pero el nivel de los cuatro miembros de Led Zeppelin es de otro planeta. No habrá otra banda igual. Por eso, además de encajar a la perfección en la denominación de mejor grupo de rock de todos los tiempos, no desentonan de ningún modo en la definición de supergrupo. La voz de Robert Plant suena mejor que nunca en Black Dog, pieza estelar de blues que es uno de los momentos mayúsculos del LP. Las baquetas de Bonzo en Rock And Roll generan energía suficiente como para alumbrar el planeta Tierra durante veinte años. Pura esencia Led Zeppelin.
John Paul Jones mantiene con Bonham una sección rítmica que con toda probabilidad, es la mejor que jamás haya dado el rock. Buena prueba de su hábil manejo de múltiples instrumentos es el empleo de la acústica en The Battle Of Evermore, además de tocar la mandolina y el metrollon, que los Beatles habían utilizado cuatro años antes en Strawberry Fields Forever.
Y Jimmy Page firma uno de los solos más memorables en la eterna, imperecedera, grandiosa y al mismo tiempo incalificable Stairway To Heaven. Arquitecto del sonido de Led Zeppelin, su producción es bestial una vez más.
Como curiosidades, ahí está la participación del que fuera miembro co-fundador de los Stones, Ian Stewart, que se sienta al piano en Rock And Roll. También contiene la única colaboración vocal en estudio de Led Zeppelin, con Sandy Denny uniendo fuerzas con Robert Plant al micro en The Battle Of Evermore.
Musicalmente hablando, es el disco más ambicioso de Led Zeppelin. Hay sitio para temas tan salvajes como Black Dog y para momentos más pausados, como Going To California. Hay espacio para la majestuosidad y la épica en When The Levee Breaks y, como no cuando se trata de una obra maestra, hay momentos infravalorados (Misty Mountain Hop).
Este disco supone un punto y aparte no solo ya en la trayectoria de Led Zeppelin, sino también en la historia del rock. Estamos ante un momento único, el mejor momento de la mejor banda del rock de todos los tiempos. Verdaderamente espectacular. Si hacía mucho tiempo que no rockanroleabas, este es el momento.

15 DISCOS DE LOS 50

Aunque mis queridísimos Platero y Tú cantaran lo contrario, hay mucho, muchísimo rock and roll para ser escuchado bien alto, como merece. Co...